Método Phyllis Krystal

Este método se basa en la idea de que todos tenemos otras dos partes, además de nuestra mente consciente que utilizamos durante todo el día. Sin embargo, estos dos otros aspectos son también muy importantes, aunque generalmente no les prestemos mucha atención.

Una es la parte subconsciente, que tal como su nombre indica, está por debajo de nuestro nivel consciente. Esta parte es comparable a una base de datos en un ordenador, donde se almacena absolutamente todo lo que hemos vivido, desde el nacimiento hasta ahora. El lenguaje del subconsciente, a través del cual nos podemos comunicar con él, consiste en imágenes y símbolos, al igual que muchos lenguajes antiguos y en los sueños. En China hay un dicho, “Una imagen vale más que mil palabras.”

La otra parte de nuestra mente es a menudo denominada supra consciente, es decir, por encima de nuestro nivel consciente. Del mismo modo que ocurre con el subconsciente, a menudo no lo tenemos en cuenta, excepto cuando recibimos visiones ocasionales e inesperadas, como corazonadas, premoniciones y a través de los sueños.

El método Phyllis Krystal emplea técnicas y símbolos que son capaces de imprimir mensajes positivos al subconsciente; así podemos compensar parte de los condicionamientos negativos que hemos ido acumulando en otras épocas de nuestra vida. De esta manera, los cambios en la vida de una persona se consiguen mejor que si los trabajáramos a nivel puramente consciente o cognitivo.

Este método proporciona a las personas la capacidad de liberarse de diferentes fuentes de falsa seguridad,  ser libres y estar sanos, confiando en la fuente interior de seguridad y sabiduría, que está a disposición de cualquiera que busque ayuda.

Fuente: „Cortando los lazos que atan“ & „Minilibro“

Accediendo a la Conciencia Superior

Entrevista con Phyllis Krystal por Dunja Müller

Phyllis Krystal nació en Londres en 1914.

Se graduó en la Universidad en Ciencias de la Educación y dio clases de instituto durante tres años antes de mudarse a los Estados Unidos.

En 2004, con la edad de 91 años se trasladó a Múnich, Alemania, y con 95 años se mudó a Zúrich, Suiza. En diciembre 2016 murió a la edad de 102 años en Inglaterra.

A finales de los años 50, Sra. Krystal junto con una íntima amiga, emprendió un experimento para entrar regularmente en contacto con nuestra fuente interior de sabiduría, a la cual bautizó como “Conciencia Superior” (CS). Desde entonces, teniendo en cuenta la C.S., se ha desarrollado un método de visualización recurriendo al uso de símbolos. Estas técnicas se pueden emplear para ayudar a aquellos que quieren liberarse de todo tipo de apego a cualquier obligación o control exterior, liberando así al individuo para buscar ayuda y orientación más en la fuente superior que en cualquier otra fuente.

Phyllis Krystal impartió seminarios en muchos países para compartir su método. Su primer libro, Cortando los lazos que atan, fue publicado en 1982, seguido por Cortando más lazos que atan. También se publicó un manual de ejercicios para acompañar esos dos libros. Otros libros publicados son: Sai Baba, la única experiencia, un relato de sus experiencias con el Maestro Sai Baba en India a quien veneraba.

Phyllis Krystal incide el hecho de que no es un método “quick fix”, quiere decir, de arreglo rápido. La ayuda solo es posible si cada persona está dispuesta a centrarse en la consecución de cambios necesarios en ella, en vez de intentar en vano cambiar a otras personas. Dunja Müller coincidió con Sra. Krystal cuando ella estaba impartiendo un curso intensivo en junio de 2013 y la entrevistó para Share International.

SI: Durante más de 50 años, usted ha ido desarrollando un método para que las personas se pueden liberar de viejos hábitos y experiencias dolorosas del pasado. ¿Podría usted explicar cómo funciona este método? 

PK: Nos fue entregado un método con el cual nos podemos liberar de todo y todos. Si somos realmente honestos mirando nuestra vida, veremos que no solamente otras personas, recuerdos o hábitos están controlándonos, sino que nosotros también estamos controlando a otras personas. Así, lo primero que recibimos fue la “Figura del Ocho” (8) donde cada persona ocupa su círculo y los dos juntos forman la esa figura. Practicamos esta Figura Ocho para, temporalmente, parar el control de cada uno de ellos sobre el otro. ¡Funciona tan bien! En especial los niños lo adoran. Tantos niños hoy en día están sufriendo de problemas, incluso ya en las guarderías, donde hay otros niños, a veces, muy agresivos. Ellos perciben que cuando hacen la Figura Ocho – con ellos mismos en un círculo y el otro niño en el otro círculo – la agresión es parada. Eso, en resumidas cuentas, fue nuestro comienzo.

SI: Y este método, ¿cómo se le ocurrió?

PK: Una amiga mía y yo, un día, estábamos comiendo juntas comentando nuestras vidas, ambas éramos madres y amas de casa. En aquellos tiempos, por supuesto, no teníamos permiso para trabajar – no estaba de moda, entonces, a pesar de que ambas teníamos un título universitario. Pensábamos que tenía que haber algo más que solo estos dos papeles en la vida. Y descubrimos que, a veces, cuando teníamos un problema e intentábamos con nuestra mente consciente resolverlo no había manera de encontrar una solución. Frente a ello claudicábamos, abandonando la idea, dándola por imposible; y esa noche teníamos un sueño con la respuesta, o nos despertábamos al día siguiente con una respuesta clara. Decidimos que, en alguna parte de nuestra conciencia, estas respuestas tenían que estar y que sería bonito tener acceso a esa parte. Nos reuníamos con bastante regularidad, al principio simplemente para sintonizar con esa parte de nuestra conciencia. Teníamos una vaga idea de lo que era el “subconsciente” nuestra “parte consciente” y nuestra “super conciencia”. Intentamos llegar a esa super conciencia, a la cual habíamos tenido poco en cuenta hasta entonces. Y, ¡funcionó! Eso es, así empezó el método y como fuimos enseñadas.

SI: Los ejercicios de visualización que usted describe en sus libros suenan bastante sencillos. En algunos de sus seminarios, los participantes comparten sus experiencias sobre cómo el método ha cambiado su vida o, incluso, ha resuelto profundos traumas de su infancia. ¿Cuál es el mecanismo que funciona entre estas sencillas visualizaciones y el profundo proceso subyacente de sanación que, aparentemente, está teniendo lugar?

PK: Tiene que ir en pasos muy pequeños, exactamente en la manera en la que nosotras lo recibimos: pasito a pasito … un solo paso por vez. Primero, aprendimos a hacer la Figura del Ocho. Luego vimos que nuestros padres, siempre, nos controlan en una determinada etapa. Fuimos remitidos al pasado, a los viejos rituales de pubertad – los pueblos antiguos fueron lo suficientemente inteligentes como para orientar a los jóvenes a través de un ritual una vez llegados a la edad de la pubertad. Llevaban a las chicas a lo que llamaban una casa común, y a los chicos a otra. Allí las mujeres sabias enseñaban a las chicas, y los hombres sabios a los chicos para que fueran adquiriendo independencia de sus padres y pudieran llegar a ser miembros de su grupo con éxito y libertad. En algunas partes del mundo esta práctica aún está en uso. Hay muchos libros publicados sobre instintos territoriales, porque los animales protegen sus derechos; en este sentido, son más maduros que nosotros; si tienes un gato o un perro lo sabrás, especialmente si tienes más de un animal. Cada animal doméstico tiene su sitio en la casa y si otro animal se atreve a entrar en ese espacio, hay una lucha. Pero los seres humanos no somos conscientes de ello. Por eso, hacemos la Figura del Ocho – para empezar con este método. Eso está descrito en mi primer libro – Cortando los lazos que atan – y también está descrito con mayor claridad en el manual de ejercicios. El ritual de Cortar los lazos es relativamente largo; dura, más o menos, una hora. Es muy profundo – y, así es como empezamos: cortando los lazos con nuestros padres y, luego, con otras personas que nos “controlan” en nuestra vida. El segundo libro – Cortando más lazos que atan – nos permite liberarnos de otras formas de control, como, por ejemplo, hábitos, adicciones y todo tipo de factores no-humanos.

SI: En sus talleres, usted recomienda conectarse con la “Conciencia Superior”. ¿Qué quiere decir “Conciencia Superior”?

PK: La Conciencia Superior, CS, es el alma, el espíritu. A los hombres y las mujeres de a pie, a veces, les resulta difícil de ni siquiera pensar en una Conciencia Superior. Tenemos un pequeño librito con unos 7 u 8 símbolos En ese librito menciono la existencia de una mente consciente que utilizamos todos durante todo el día y la parte del subconsciente donde están almacenados todos nuestros recuerdos, nuestra memoria. Y, aparte, tenemos esta super conciencia; pero el libro solo habla del uso de los símbolos mostrando como este acceso puede ayudar. Hay otro pequeño librito para personas que no tienen ningunos antecedentes en estos temas, en él introducimos el resto de los símbolos, demostrando cómo conectarnos con la Conciencia Superior. La Conciencia Superior es nuestro ser auténtico, la parte nuestra que no muere cuando muere nuestro cuerpo.

SI: Una vez en una sesión de formación, le oí decir que este método sería “La Psicología del New Age”; ¿nos puede contar más acerca de ello?

PK: Posiblemente, usted ha oído hablar de Sai Baba. Fue Él quien me insistió en que escribiese libros sobre ese trabajo. Yo, definitivamente, no hubiese escrito libros, nunca se me hubiera ocurrido. Él me dijo: “Tienes que escribir un libro.” Así que, empecé a escribirlo en Su presencia cuando estábamos sentados allí y me dijo que cuando finalizara le llevara el manuscrito para que lo pudiera bendecir. Una vez el manuscrito había sido bendecido, Él me dijo que lo publicara porque este método tenía que llegar al mayor número de personas posible en el mundo. Sai Baba, luego, en una entrevista, explicó que este método podía ayudar a la gente a transformarse – para que, entre todos y todas, pudiéramos crear un mundo con más amor, más compasión y más cooperación. Él siempre lo llamaba “La Edad de Oro” y explicaba que había cuatro Yugas y que estábamos justo al final del cuarto, que es el más negativo de todos. Estamos entrando en el Yuga más positivo ahora.

El método nos da la oportunidad para cortar los lazos con hábitos o situaciones o lo que sea que nos impide encajar en el “Nuevo Mundo”.

SI: Mirando el gran número de problemas en el mundo: la crisis ecológica, el hambre en el mundo, la basura nuclear, etc., ¿el método ayuda a que el mundo sea más equilibrado?

PK: Este método le ayuda a la gente a cambiarse ellos mismos. Y, el mundo está compuesto por personas. Así que, si cada vez más seres humanos individuales cambian, ello, automáticamente, cambiará al mundo porque, en un momento dado, las “Fuerzas Positivas” sobrepasarán las negativas y, cada vez más personas serán libres.

SI: Como un ejemplo a seguir, Usted todavía está trabajando tanto para difundir el método por el mundo. ¿Cómo puede encontrar la energía, con 99 años, para afrontar una agenda tan desafiante?

PK: ¡Solo manteniendo la conexión con la Conciencia Superior! Y porque Sai Baba me dijo que lo llevara al mayor número posible de personas en el mundo. Es el único motivo por el cual estoy dispuesta a hacerlo.

SI: ¿Tiene usted un deseo de cómo debe continuar la “obra de su vida”?

PK: Creo que, en la medida en la que más personas se abren para practicar este método y se conectan con lo que llamamos la Conciencia Superior, el método será adoptado a un nivel más generalizado.

 

Dunja Müller es colaboradora de Share International en Regensburg/Ratisbona
(de: Share International, Octubre 2010)
Reproducido con el permiso de © Share International

Buy now
0